anibal dal verne. ginecologo obstetricia. Embarazos Alto Riesgo.

open

Noticias
Amor de Padre

Amor de Padre

La madre tiene un papel dominante en la vida del bebé durante sus primeros meses de vida, pero la figura paterna también es necesaria.

El embarazo y el nacimiento de un hijo causan en la mujer una serie de cambios hormonales que favorecen ese amor infinito de las madres hacia sus bebés. Sin embargo, hasta hace poco, nadie se había planteado si en el organismo de los padres se producía también algún cambio. Investigaciones recientes han demostrado que sí.

Además, los padres de hoy están demandando culturalmente un papel diferente en la crianza de sus hijos. Desde que el test de embarazo da positivo surge en el hombre un instinto de protección. Durante los nueve meses de espera, cuidar de su hijo será sinónimo de proteger a su pareja. Tras el parto, el papá tendrá que duplicarse: su mujer seguirá necesitándole muchísimo, pero habrá una nueva personita que también demandará su atención y su cariño.

¿Existe el instinto paternal?

Todavía está en pañales una teoría que demuestre la existencia del instinto paternal. Sin embargo, sí se ha constatado que, al convivir con una embarazada y tras el nacimiento de un hijo, algunos hombres presentan un descenso del nivel de testosterona y un aumento del estradiol, una hormona femenina.

¿Qué puede hacer papá?

La lactancia crea un vínculo entre la madre y su hijo difícil de describir e imposible de igualar. Pero hay otros muchos cuidados del bebé que el papá puede hacer suyos:

  • El baño. Ese rato de relax al final del día es muy placentero para el bebé, y a esas horas la mamá suele estar cansada después de un día agotador. El padre puede aprovechar ese ratito a solas con su hijo.
  • Cambio de pañal. La mayoría de los papás no quieren perderse ese momento tan especial en el que el bebé se siente limpio y nos dedica algunas de las mejores sonrisas del día.
  • Dormirlo en brazos. Hay pocas cosas en la vida más agradables que ver a tu hijo dormir plácidamente en tus brazos. Un recién nacido duerme muchas veces al día, alguna de ellas el padre puede encargarse de mecerlo y cantarle hasta que se duerma. Un paseo a solas. Si el trabajo no lo permite a diario, el fin de semana papá y bebé pueden salir un rato mientras mamá descansa.

Hacerse un hueco en la vida del bebé

Durante el embarazo, el bebé y su madre son uno solo. Y durante algunos meses esto seguirá siendo así. Los bebés no son conscientes de que son un ser distinto que su madre hasta el octavo o noveno mes de vida, etapa en el que pasan una ligera crisis que se denomina ‘angustia de la separación’. Descubrir que mamá es otra persona y que el niño tendrá que ir poco a poco ganando su propia independencia, supone un momento duro en la vida del hijo y de la madre.

Pero ahí estará papá, para apoyarles a ambos al mismo tiempo que recupera su sitio en la vida de su pareja, y encuentra un nuevo lugar en la de su hijo.

 

Fuente: Serpadres.es

ir arriba