anibal dal verne. ginecologo obstetricia. Embarazos Alto Riesgo.

open

Noticias
La Amistad según las edades

La Amistad según las edades

Para los niños más pequeños, no existe la belleza exterior. Así de contundente. No importa que sea chino, africano o indio. No les importa. Sus ojos aún están libres de prejuicios. Comparten sus juguetes o no los comparten, pero no porque el otro niño les produzca rechazo, sino porque aún no tienen muy claro lo que significa la amistad.

Los niños van creciendo y observan su entorno. Ven que los demás se relacionan. Aprenden a jugar con otros niños. Y poco a poco entienden que aquellos niños con los que más cosas comparten, y con los que mejor se sienten, se llaman 'amigos'.

Cuando los niños crecen, sus ojos empiezan a empañarse y ven de otra manera. Empiezan a fijarse en las 'diferencias'. Algunos las toleran y otros empiezan a rechazarlas. También comienzan a seleccionar a sus amigos. Tal vez escojan a los que más admiren, a los que consideren más atractivos, simpáticos, o al que más juguetes les dejen.

En ese momento, cuando comienzan a seleccionar a sus amigos, es cuando también empiezan a rechazar a otros. A partir de los 6 años ya escuchamos ese 'María ya no es mi amiga'. O 'Mi peor amigo es...'. Y con la mayor sinceridad y la menor piedad del mundo, son capaces de expulsar del grupo a un niño y hacerle el vacío. La amistad empieza a convertirse en un complicado entramado. Unos quieren mandar. Otros no quieren ser mandados. Los grupos de amigos a menudo son auténticas luchas de poder. Y al final, todos compiten por alzarse con el liderazgo.

Cada niño representa un rol dentro del grupo de amigos. Cada uno tiene su función. Está el niño imaginativo que aporta creatividad. Y el niño activo que aporta energía. Está el niño más atrevido y el más racional que aporta equilibrio. Pero todos deberían tener los mismos derechos: el derecho a jugar, a divertirse, a opinar, a participar, a elegir. A esta edad, también comienza a formarse el concepto de 'mejor amigo'. Y es aquel amigo más afín en gustos o que más complementa al otro. Aquí la personalidad de los niños juega un gran papel.

Así que tratemos siempre de enseñarles a nuestros hijos a crecer sin tantos prejuicios y disfrutar de la amistad.

Funte: Guiainfantil.com

ir arriba